Los seguros de automóviles y los fraudes

Los seguros de automóviles y los fraudes

Las pólizas de seguros de los automóviles son un buen franco para todas las personas que tienen la intención de cometer un fraude. La manera más sencilla es simular alguna irregularidad para poder cobrar el costo por el cual se tiene tasado el objeto. Estos pueden ser prender fuego el elemento, tirarlo por un barranco, denunciar que hubo un robo cuando nunca existió, pactar con un amigo el daño hacía un tercero que no sucedió, o incluso se llega a arreglar al mecánico de confianza para que garantice que hubo un error producto de un accidente y el monto de la reparación es mucho más elevado de lo que tiene que ser.

La suma de engaños se ha incrementado a lo largo de este último tiempo ya que se considera que hubo 1.851 intentos de fraude ligados a este tipo de seguros. Este dígito representa un 61 por ciento más de lo que se había registrado en 2009. La cifra es aún más notoria cuando se percibe que ocho de cada diez fraudes corresponde al mundo automotriz.

Seguros

Por otro lado, las reclamaciones que más se hacen presentes son aquellas que están relacionadas con las falsas lesiones. Esto se suele generar con el objetivo de cobrar una buena cantidad de dinero por el daño a una persona, aunque este nunca haya sucedido en la realidad. Generalmente, cuando se presenta una situación como esta se tiene en cuenta que se reparte el capital obtenido entre el dueño de la póliza y el individuo que tuvo el protagonismo de actuar como si estuviera lastimado.

Por último hay que mencionar que sólo dos de cada diez intentos terminan confesando la verdad. Esto representa al 20%, un número muy bajo que deja en evidencia que la mayoría que tienen esa idea en mente la llevan a cabo en profundidad.

Sin Comentarios

Deja tu comentario